Ubuntu para móviles: Las cosas se ponen serias. Parte 1, análisis del estado del mercado.

Ubuntu no lo va a tener fácil para hacerse un hueco entre estos gigantes.

Ubuntu no lo va a tener fácil para hacerse un hueco entre estos gigantes.

Introducción

Puede que haya gente que piense que este blog está abandonado. Puede que en cierta medida tengan razón. Pero cuando el deber me llama debo acudir.

Las cosas se están moviendo mucho en el mundo de Linux, y es importante explicar los pasos que se dan en este campo y tratar de entender lo que está pasando y cómo afectará eso al futuro; y todos los blogs de tecnología que he leído se han limitado a traducir la nota de prensa de Canonical al español y decir que el nuevo Ubuntu para móviles les parece más o menos bonito.  No nos podemos quedar ahí.

Viendo que hace mucho que no analizamos el estado del mundo de la tecnología, y en celebración del lanzamiento de Ubuntu para móviles voy a hacer una serie de artículos para describir adecuadamente el contexto antes de ponerme a analizar el presente y el futuro de la electrónica de consumo. Así que este será el primero de varios artículos estudiando el estado actual del mercado, desgranando la estrategia de Ubuntu en particular y analizando en profundidad la última novedad de este mundillo: Ubuntu para móviles.

El proyecto Ubuntu

Si alguien pensaba que Ubuntu era una simple distribución de Linux para escritorio, está realmente equivocado. Es fácil ver que el proyecto se dirige a crear un sistema operativo con una interfaz única que funcione en cualquier dispositivo desde hace ya bastante tiempo, más o menos desde que se presentó la nueva interfaz, Unity. Unity, que significa “Unidad” por si alguien no estaba al tanto. ¿Unidad? Unidad de interfaces, unidad de ecosistema, unidad de sistema operativo entre todo tipo de dispositivos. La interfaz Unity ya ha sido aplicada con éxito en ordenadores de sobremesa, portátiles, netbooks e incluso televisiones, y tiene el potencial de ser aplicada a todo tipo de dispositivos como Ubuntu se empeña en demostrar. Después analizaremos esta interfaz.

Digan lo que digan los talibanes, Unity proporciona mucho espacio para las aplicaciones, es visualmente bonito y fácil y rápido de usar.

Además de la interfaz, Ubuntu es un conjunto de herramientas que van bajo la superficie y que facilitan mucho la tarea a los desarrolladores: un maravilloso kernel Linux que ya ha demostrado por activa y por pasiva que puede poner el listón muy alto y muchas librerías e interfaces de programación (API’s) que permiten que todo funcione armoniosamente y siga siendo sencillo desarrollar aplicaciones. Además incluye ciertas características que, digamos, van un poco aparte de lo que es el núcleo libre de Ubuntu como el sistema Landscape que permite administrar remotamente grandísimas cantidades de dispositivos con Ubuntu, el centro de Software que gestiona Canonical pero al que podemos añadir todas las fuentes de software que deseemos o sistemas de virtualización de aplicaciones Windows para usarlas en “thin clients” con Ubuntu. Todo esto más otros muchos detalles en los que no me voy a entretener dan lugar a un sistema operativo potencialmente atractivo para la empresa y para el usuario particular.

El estado de la competencia

El objetivo del proyecto Ubuntu es tener un sistema operativo que pueda funcionar en cualquier dispositivo. Nadie ha conseguido esto hasta el momento. Los que más cerca han estado son Google y Microsoft. Google con Chrome, un navegador realmente avanzado que permite ejecutar aplicaciones web que perfectamente podrían sustituir a las tradicionales aplicaciones de escritorio. Google ha desarrollado Chrome para Linux, Mac y Windows en el escritorio, cubriendo prácticamente el 100% de los usuarios; Chrome para iOS y Android cubriendo tranquilamente más del 70% de los usuarios de móviles y tablets, tienen Google TV que ejecuta Android pero también puede ejecutar Chrome y tienen los Chromebooks que son portátiles que únicamente llevan un programa: el navegador Chrome, obviamente.

Chrome está en todas partes.

Por otro lado está Microsoft, que está dando pasos en este sentido pero aún está bastante lejos de cumplir ese objetivo. Por un lado tienen las Xbox en la televisión, que tienen una interfaz similar al resto de nuevos sistemas operativos de Microsoft y son compatibles con las aplicaciones “metro” además de con los juegos y aplicaciones habituales de Xbox. En escritorio, portátiles y tablets tienen Windows 8, que recordemos que cuenta con dos versiones. La versión completa es la única que acepta aplicaciones tradicionales de Windows además de aplicaciones “metro”, mientras que la RT solo acepta versiones “metro” de las aplicaciones. Después están los móviles que pueden llevar Windows Phone 8, que lo único que tienen en común con el resto de versiones de Windows 8 es el nombre y la interfaz, y que las aplicaciones estilo “metro” pueden ser adaptadas de forma relativamente sencilla para disfrutarlas en teléfonos móviles. Aunque el ecosistema está bastante bien montado, las aplicaciones “metro” tienen ciertas limitaciones -no se pueden distribuir fuera de la tienda de Microsoft, no tienen acceso a todo el potencial de la máquina, hay ciertas prácticas de programación obligatorias para poder subir la aplicación a la tienda de Microsoft…- y el mercado parece que no responde como se espera, puesto que Windows 8 ha tenido una tasa de adopción más baja incluso que la de Windows Vista.

Seamos sinceros, Windows 8 mola.

Como tercero en discordia tenemos a Apple, que apuesta por crear su propio ecosistema desde cero, limitando el uso de sus sistemas operativos a sus propios dispositivos. Estrategia que, por cierto, no les está yendo nada mal. No pueden expandirse a través de dispositivos de otros fabricantes, pero una vez consiguen un cliente, es imposible que éste cambie de sistema operativo sin comprar otro dispositivo a mayores. Hablando de desarrolladores, es bien distinto desarrollar para sus ordenadores de escritorio y portátiles (Mac) que para sus tablets y smartphones (iOS) aunque el lenguaje de programación usado sea el mismo (objective-C). En cuanto a la interfaz, podemos ver que la tendencia es que los Mac cada vez sean más similares a iPhones y iPads. No me extrañaría que, en una actualización futura, Mac OS fuera sustituido por iOS directamente, pues es la dirección que se está tomando a muchos niveles. Por tanto, aunque puede que acaben convergiendo en el futuro, Apple mantiene dos ecosistemas distintos: dispositivos móviles y ordenadores.

iPhone y iPad comparten SO, pero no Mac. Son dos ecosistemas distintos.

Resumiendo: parece que todo el mundo quiere dominar en todos los sectores (como es comprensible) pero no existe ningún ecosistema que lo haya conseguido técnicamente aún. Espera, ¿hemos hablado ya de Ubuntu?

Este artículo forma parte de una serie que continúa en [el siguiente artículo no ha sido publicado aún].

Publicado el 4 enero , 2013 en Android, Distribuciones, Linux, Reviews/Análisis y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Un buen inicio. Espero, impaciente, la segunda entrega.

    (Sin prisas.)

  2. Sí señor, excelente análisis. el blog lo tienes siempre pero los exámenes no, fuerzas!

  1. Pingback: Ubuntu para móviles: Las cosas se ponen serias. Parte 1, análisis del estado del mercado. | Ayuda Linux

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: