Javier Bardem: “Dejémonos de estupideces, ¡es robar!”

Copypasteo de menéame:

Javier Bardem quiere «comprar un tomate fresco». Para usar el paralelismo con la industria cultural, Javier debería acudir a una tienda en la que tras pasar por sucesivas manos, el tomate ha incrementado su valor de manera artificial, repercutiendo en el horticultor en menos del 0,1 % de su valor de venta. Son otros, los intermediarios, los que han cobrado más, en muchos casos tan solo por cambiar la pegatina que viene puesta en el tomate. Algo que, por desgracia, no dista mucho de la realidad del mercado de la agricultura –y de la pesca, y de la ganadería…–.
Pero ahora viene la gracia. Javier Bardem no puede compartir ese tomate que acaba de comprar con nadie más, pues de lo contrario la Sociedad General de Agricultores y Especuladores se cabreará con él y lo llamará ladrón: «¡Quien quiera un tomate que se lo compre! ¿Qué es eso de compartir?».

Tampoco puede alterarlo en cualquier forma que no haya sido expresamente autorizada por el horticultor. De hecho, su intención de usarlo para hacer gazpacho se considera un uso no autorizado, y la Sociedad General de Agricultores y Especuladores la condena, llegando a denunciar al comprador si se hace pública la manipulación no autorizada: «El gazpacho, como resultado de la manipulación del tomate entre otros productos, es algo que sólo nosotros, como creadores del tomate original podemos realizar, ya que ese derecho es nuestro. Cualquier manipulación realizada por terceros sin nuestra autorización es una violación de nuestros derechos, y debe ser castigada».

Para colmo, Javier Bardem tampoco puede comerciar con el tomate que acaba de comprar. Si fuera el caso de que tuviera un restaurante donde sirviera ensaladas de tomate –plato que debería contar con la autorización de la Sociedad General de Agricultores y Especuladores–, debería pagar otra vez al horticultor por el lucro cesante que le supone que los clientes de su restaurante vayan a comer un tomate allí, en lugar de comprar otro para ellos. Incluso si el horticultor acuerda no cobrar por este uso, la Sociedad General de Agricultores y Especuladores le cobrará una compensación por tal uso no autorizado.

Por si esto fuera poco, al día siguiente Javier Bardem descubre que tiene que seguir pagando por el tomate que compró ayer, pues los derechos que reconocen el esfuerzo del horticulor estipulan que hay que pagarle por este trabajo hasta más allá de su muerte. Al fin y al cabo él trabajó para producir ese tomate, él plantó la semilla, y día tras día cuidó del crecimiento de la planta, alimentándola cuando lo necesitaba, protegiéndola cuando se debía, hasta el momento de poder recoger su fruto: el tomate. Y ese trabajo debe ser recompensado toda la vida, porque al fin y al cabo, una vez que Javier Bardem ha consumido ese tomate, su organismo se ha beneficiado de él, y ese beneficio para Javier Bardem puede durar años.

Por supuesto este pago Javier Bardem no lo tiene que realizar directamente. No es un impuesto, sino un cobro de derechos, en lo que todo aquello que esté relacionado con el tomate que compró ayer incluirá el pago al horticultor.

De hecho, para proteger el trabajo del horticultor, se ha prohibido que cualquiera pueda producir tomates iguales o razonablemente parecidos a los que compró al horticultor. Por eso no se venden semillas de tomates de ese tipo. Y como aun así es posible que Javier Bardem las obtenga del propio tomate, para reducir el perjuicio ocasionado al horticultor, la Sociedad General de Agricultores y Especuladores ha logrado que se apruebe la inclusión de un canon compensatorio en todos aquellos productos que pudieran facilitar que cualquiera produjera tomates similares a título privado. Este canon se puede encontrar en el abono, el agua, las mangueras, las regaderas, los maceteros, los tiestos, los sistemas de aspersión, las palas, los rastrillos, las carretillas, las azadas y en general cualquier herramienta de agricultura y jardinería, los plásticos y estructuras de posible uso para la construcción de invernaderos, etc.

Por suerte para Javier Barden hay un grupo de personas que consideran que esta situación es un abuso, y han creado sus propias huertas, donde venden los tomates sin todas las restricciones que se han citado, permitiendo su uso y consumo como mejor le parezca al comprador, y destinando prácticamente todo el dinero cobrado al propio horticultor.

Otras personas han creado huertas públicas, donde el cuidado y el mantenimiento de los productos de la huerta es responsabilidad solidaria de todos, y todos pueden disfrutar libremente de los resultados.

En algunos casos las tomateras son el producto de las semillas de los tomates obtenidos a través de la compra a los horticultores tradicionales, y eso ha cabreado a la Sociedad General de Agricultores y Especuladores, porque dicen que eso es piratería, que se están aprovechando del trabajo de sus horticultores, e incluso están en algunos casos obteniendo beneficios por ello.

Así, la Sociedad General de Agricultores Y Especuladores, junto con otros colectivos afectados como Proagripescae, han denunciado en varias ocasiones a los que mantienen dichas huertas. En algunos casos incluso han tratado de crear la idea de que su actividad es más delictiva si cabe porque cobran por otros servicios a quienes acceden a sus huertos a por los productos que allí se disponen gratuitamente.

Por fortuna los jueces, que aun tienen algo de sentido común, siempre han sentenciado a favor de las personas encargadas de las huertas. Esto ha molestado a las sociedades mencionadas, que han movilizado a los horticultores para que protesten y presionen con el objetivo de aprobar una ley que permita cerrar esas huertas sin necesidad de que lo ordene un juez.

¿Qué piensa Javier Bardem de que un colectivo que es parte del conflicto pueda decidir si cierra o no una huerta pública sin requerir la acción de un juez?

Acerca de Alejandro

Usuario de linux y estudiante de Física. Jugador/entrenador de baloncesto, aprecio cualquier cosa científica/tecnológica interesante.

Publicado el 28 diciembre , 2010 en Noticias. Añade a favoritos el enlace permanente. 11 comentarios.

  1. Lo peor es que el ejemplo del tomate es malo, porque algo similar a lo que tu parodias, existe.
    La empresa de agregicultura mas importante del mundo, Monsanto, provee semillas transgenicas para sembrar. Son semillas que dan una planta que a su vez poseen semillas que no sirven para volver a plantar. O sea: cada año, en cada cosecha, hay que comprarle las semillas de nuevo.
    Uno puede pensar: quien es tan tonto para comprarle semillas a ellos, si sucede esto. El problema es que los paises firman tratados de libre comercio (basados en las recomendaciones de la Organización Mundial del Comercio) que obligan a determinados estandares de calidad, por lo cual los agricultores estan casi “obligados” a comprar este tipo de semillas. Los paises deben firmar para poder exportar, no solo derivados de la actividad de la agericultura, sino para muchas otras cosas.
    Basta con buscar en internet Monsanto y semillas transgenicas para encontrar informacion al respecto.

    Saludos,
    Gustavo

    • Yo tengo árboles de ese tipo y sé cómo va el tema.
      Las semillas son modificadas genéticamente a propósito para que no puedan volver a salir, pues se podría invadir un ecosistema con una especie externa y destrozarlo.

    • Alejandro,
      No hablo de las semillas de tomates, sino de las semillas en general. Tampoco hablo de alguien que tiene una planta en su casa y tiene miedo que se llene de tomates el jardin.
      Hablo de productores y agricultores (y principalmente campensinos) que viven de la siembra y la cosecha de trigo, maiz, etc. Ellos saben como controlar, ellos venden el producto resultante y las semillas y se quedan con algunas para volver a plantar al año siguiente y asi. (O esto es lo que han hecho desde hace siglos, y lo que ahora deberían dejar de hacer)
      Ellos son los afectados.

      Saludos,
      Gustavo

    • Mi familia vive de la agricultura. Por si te interesa, los árboles son Plagold-15 y la patente está registrada. Está prohibida la comercialización de cualquier fruto del árbol sin el consentimiento exlusivo del dueño de la patente.
      Ya lo dije en mi último artículo, las patentes son una putada, irracionales y, por desgracia, el día a día.

    • Entiendo lo que dices. Tu lo sabes mejor que yo entonces.
      Me habias despitasto con eso de cuidar el ecosistema, y habia entendido que estabas a favor de la manipulacion genetica.
      Es decir, estoy a favor de que se haga, si es para mejor, pero no de obligar a que años de cultura al respecto sea obligada a cambiar.
      Sobre todo, aqui en sudamerica, pasa mucho algo extraño. Los conocimientos ancestrales sobre el cultivo, pasan a ser patentados por empresas importantes (como Monsanto, por ejemplo). Que sucede entonces? Que un campencino, que vivó desde siempre de sembrar y cosechar (no hablo de grandes terratenientes), debe pagar por algo que le enseño su abuelo, y que se lo habia enseñado su tarataabuela, etc.

      Saludos,
      Gustavo

  2. ¿También existen las semillas privativas? Pues apaga y vámonos…

  3. “Es robar”

    A mí me pasó el otro día. Tengo un negocio familiar, un pequeño hostal en la montaña que nos lleva con el agua al cuello. El pasado lunes entró un tipo y se llevó unos euros allí de una manera absolutamente increíble.

    Era un abogado de la SGAE, al parecer tengo que pagarles por tener una radio en el local.

    [Más en http://www.filmica.com/david_bravo/archivos/010499.html%5D

  4. brutal artículo, muy bueno

  5. DeFeNsOrEnMaScArAdO

    Señor Bardem,como a muchos ciudadanos de este pequeño planeta,nos gusta como actor,sus películas son buenas y hace un trabajo excelente por el que (supongo) le pagarán bien.
    No haga usted el papel de político que ya está muy visto (Véase:Ronald Reagan,Arnorld Swhartzenegger etc…).
    Si usted paga un precio (Abusivo en comparación con lo que cobra el que lo cultiva) por un tomate,es problema de las manos por las que pasa hasta que llega a las suyas.Aunque de la huerta fuera directamente a sus manos sería de gran calidad,no lo dudo,pero los procesos de limpiado,envasad etiquetado etc… son los que lo encarecen para usted por ponérselo digamos…bonito.
    Si usted hace de actor en una película excelente,y la viéramos directamente según la termina de grabar,veríamos la misma esencia de su actuación,pero antes de llegar a nosotros,pasa por procesos de postproducción,grabado,copiado,publicidad etc (No entiendo mucho de cine como puede ver),pero nos llega un producto de calidad del cuál ya hemos tomado cuenta antes por anuncios etc…
    El problema señor,viene del proceso entre que alguien “Crea” algo,y nos llega a los sentidos.En medio de todo eso hay una inversión,por la cuál alguien cobra beneficios,y lógimante sueldos y gastos varios.
    Pero como bien sabe,desde que el ser humano habita este planeta,el producto de la huerta llegaba a nuestras manos directamente de las manos del agricultor antaño.
    Lógicamente,las tecnologías avanzan a pasos agigantados,y todo requiere cada vez mas trabajos,y menos recompensas para los que mas trabajan.
    Si se reconoce su trabajo,no exija mas por lo mismo,es sólo una parte de la maquinaria,una pieza prescindible (aunque muy importante).Así que comenzemos a tomar cuenta de ello,y empezemos a ver el trabajo de mucha gente,como eso,el trabajo de muchos.Con esto pretendo decirle que usted no es la película en sí,es sólo una parte importante de ella,así que no lo convierta en su problema.
    Sinceramente aprecio su trabajo,pero en general,sin nosotros los que le apoyamos,usted no sería quien es.
    Un abrazo y por favor,deje la política para los que viven de ella.

  1. Pingback: Tweets that mention De Javier Bardem: “Dejémonos de estupideces, ¡es robar!” ( -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: