Una vergüenza

Los que me sigais por aquí quizá me recordeis hablando de mi equipo de basket. Ahora os dejo una historia que ocurrió hace más bien poco, y que copio aquí:

“Uno se queda atónito, pero de verdad, cuando comprueba la flora y la fauna que rodea a este precioso mundo del baloncesto. Parece ser que todavía existen personas cosas que se escapan a toda lógica que cualquier individuo con dos dedos de frente pueda aplicarle.

Una de las cosas que me enseñaron cuando empecé a entrenar con niños hará unos dos años con Fran y Pedro Salinas, fue que hay que saber qué es lo que estás entrenando. Todos los equipos de este club no tienen como objetivo ganar todos los partidos de la temporada; si se gana está muy bien, pero ese no es el objetivo; el objetivo es divertirse haciendo deporte. Y es muy importante tener esto claro, porque si en algún momento se te olvida y dejas de comportarte teniendo en cuenta este objetivo pierdes el norte, y suele acabar en situaciones como la que se ha visto esta tarde.

Comencemos por el principio. El equipo benjamín (de nueve a diez años) ha jugado esta tarde un partido aplazado contra el R.D.Y. Yecla. El partido de ida (en Yecla) se saldó con una victoria por 36-17 para los yeclanos. Ya antes de empezar el partido una persona del club yeclano, con las fichas ya en la mesa y sin siquiera consultar al entrenador ciezano, le pide el DNI directamente a un jugador.

Durante la primera mitad del partido, el árbitro señala violaciones de manera muy estricta (pasos, campo atrás,…), obviando las faltas personales. Al terminar el segundo cuarto me acerco al árbitro y con tranquilidad le digo:

“Si le señala una violación, indíquele que ha hecho mal, por favor, para que puedan corregirlo. Y además, pite algunas personales más, que hacen demasiadas”

Durante la segunda mitad, todo siguió igual. Los ciezanos salieron calientes y encima perdieron el partido. Tal cual vinimos, recogimos y nos fuimos a casa sin rechistar.

Y tras esto, llegamos al partido de hoy. Por ciertas circunstancias no he podido asistir al partido antes del minuto seis del segundo cuarto, pero tampoco me ha hecho falta para ver lo que teníamos allí montado. Los jugadores de los dos equipos eran técnicamente muy similares por lo que el marcador estuvo muy igualado durante todo el encuentro.

Pero, como he dicho antes, uno tiene que saber con qué está tratando: no estás tratando con muñecos de un videojuego, sino con niños. Cuando son pequeños son esponjas, y cualquier actitud que vean la copiarán y la tomarán como propia. Por eso, me da asco ver como padres hacen cortes de mangas a los árbitros y a los auxiliares de mesa (o sea, yo), dicen que los esperes en la calle o bien, sueltan insultos como “cab***es h***s de p**a”. Puede que a alguien incluso le moleste que lo escriba con los asteriscos, pero yo le invito a que se imagine como una masa enfervorecida lo grita delante de veinte niños jugando al baloncesto. Me recuerda al peliagudo asunto de Archena de la temporada pasada, en el que los familiares de los niños les insultaban a los nuestros cada vez que fallaban un tiro (NOTA 1).

Se suele decir que la realidad supera a la ficción y este es el ejemplo más claro. La estampa más surrealista que yo jamás haya vivido en una pista. Por supuesto, al terminar el partido, el entrenador yeclano se tiraba de los pelos (su espectáculo, aunque no lo he relatado, tampoco se queda lejos del dado por las madres yeclanas) por semejante arbitraje que le habíamos hecho (NOTA 2).

Los padres, nos comían cargados de razones diciendo que les habíamos robado el partido y que ya sabían que les íbamos a hacer muchas faltas porque somos unos guarros, al igual que Blanca (frase real). Cuando intentas hablar con ellos se giran y se marchan.

Como comentaba con mi compañero Antonio Martínez, siempre que pasan cosas así te desmotivas un poco, porque todo lo que intentas enseñarles durante la temporada (respeto a los compañeros, la importancia de divertirse sobre la victoria, el respeto al rival…) lo pueden perder en un instante, gracias a unos impresentables que, por si fuera poco, alardean de su falta de educación.

NOTA 1: Las similitudes entre el partido de Archena y Yecla no acaban ahí. De hecho, hay una situación idéntica que se ha producido esta tarde y que también se produjo contra Archena el año pasado. Al terminar el partido, los padres comenzaron a gritar “Hemos ganao, oe oe oe!”, intentando parecer superiores que los niños rivales. No se preocupen, señores padres, nuestro objetivo no es ganar. Con que nuestros chavales no tengan su actitud en un partido nos conformamos.

NOTA 2: Sólo como dato extra, casualmente, el sábado anterior (el día 25 de Mayo) jugamos contra Caravaca (ganó Caravaca) y el árbitro que pitó el partido fue el mismo que lo ha pitado hoy. Según los padres de los niños de Caravaca, el arbitraje estuvo muy bien”

Os animo a que comenteis lo que consideis oportuno.

Por cierto, han publicado la noticia en menéame. Si quereis votarla podéis hacerlo a través del enlace que he puesto.

Saludos

About these ads

Acerca de Alejandro

Usuario de linux y estudiante de Física. Jugador/entrenador de baloncesto, aprecio cualquier cosa científica/tecnológica interesante.

Publicado el 4 junio , 2010 en Cabreos monumentales, Depresiones monumentales, Miscelánea, Noticias. Añade a favoritos el enlace permanente. 12 comentarios.

  1. Incríble macho, pero totalmente cierto.
    A mi esto me pasó cuando fui a ver a un amigo hace poco a un partido de futbol (aunque suponía que me iba a encontrar cromañones a punta pala entre el público).

    Era acojonante macho, chavales de 17 años jugando, y es que era de puta vergüenza lo que se oía en el público. O sea, era caer un jugador al suelo y las dos opciones, segun el equipo, era: “HIJOS DE LA GRAN PUTA, QUE LO LESIONÁIS” o “A LA PUTA CALLE QUE SE HA TIRAO’ ”
    Vamos, una vergüenza, lo último ya fue cuando el equipo visitante se metía para los vestuarios, un grupo se puso a escupirles desde las gradas… denigrante.

    Bueno el respeto al árbitro fue nulo desde el principio.

    Yo, sinceramente, creo que este tipo de cosas habría que regularlas. O sea no es porque yo juegue al tenis, pero joder, esto en un partido de tenis no pasa coño, hay que guardar un minimo de silencio (de lo que se infiere el respeto).
    Entiendo que un partido de baloncesto, o de fútbol, sin el público animando, no es lo mismo, pero en serio, hay que hacer algo con este tipo de cosas, porque la gente pierde todos los valores cuando se sienta en un asiento a animar a su equipo

  2. Buenas, yo soy el coordinador de un club en Tenerife y en minibasket que los arbitros los pone el club de casa hemos vivido miles de situaciones como esta, siempre motivada por los padres.
    La última que pasamos fue cuando el minibasket b nuestro jugaba contra uno de los “grandes” de la isla en la segunda vuelta. En el primer partido el equipo “grande” nos habia ganado con comodida. En el partido de segunda vuelta el partido fue mucho mas apretado y los padres parece que no les gusto hasta el punto que un padre invadio la cancha para pegarle al arbitro. Todos los entrenadores del club y directiva tubimos que saltar rapidamente para frenar al energumeno. El equipo visitante abandono la cancha sin haber terminado el partido y la federacion nos dio por ganado el partido ademas de una sancion economica para el otro club. Tubimos la suerte que despues habia un partido de preinfantiles y habian ya en la grada arbitros de la federacion que pudieron dar fe de lo ocurrido.
    Lo peor fue la cara de las niñas de los dos equipos llorando por el espectaculo.

    • Casualmente, eso fue lo mismo que nos pasó a nosotros. En el partido de ida ganaron de 19 o sea, cómodamente (36-17 fue el resultado final). Pero en el partido de vuelta estuvo todo mucho más ajustado, y bueno… fue entonces cuando nos comían. Fue una cosa muy curiosa ver cómo el árbitro tuvo que parar el partido para decirle a una señora que le protestara, pero que no le insultara.

  3. buff.. sin palabras. El problema es que pasando no se arregla nada, se complica. Si en un momento dado al primer animal que soltara esas chorradas… llegara seguridad y le invitara a abandonar el recinto listo… ya no hay ejemplo a seguir.

    Ahora estan desmandados. La Esteban en los medios haciendo de Azorín, dando clases de historia, etc…

    Nosotros, los que todavia pensamos no podemos hacer mas que tener miedo de que esos animales no se les ocurra a parte de escupir bloquear las calles para que el equipo rival no llegue nunca al estadio y asi ganar su equipo el partido sin jugarlo. tiempo al tiempo.

  4. Yo estoy lo viví como jugador. El año pasado jugaba en un equipo (de la region de murcia ;) ), tenía 13 años y vamos, yo me quedé flipado con la confrontacion que hubo entre los padres de algunos de mis compañeros contra los del otro equipo en los partidos que jugamos contra Jairis… Fue flipante pro las dos partes… La cosa es que eso hacía que nosotros nos pusiéramos aún más nerviosos y encima el arbitro lo hizo fatal… Por lo que el partido fue todo un caos…

    • Yo los arbitrajes no los comento. Te puedes equivocar y no pasa nada, nadie es perfecto. Pero la actitud y las formas en un partido sí hay que saber mantenerlas, y más a estas edades (recuerdo que los niños tenían 9-10 años), porque todavía están aprendiendo.
      Por cierto, si algún día juegas contra Cieza me avisas y así nos conocemos.
      Saluetes!

  5. Es cierto, me acuerdo cuando una amiga entrenaba a un equipo de futbol y decía que si no le dabas importancia a perder o ganar, sólo a pasarlo bien, los niños se divertían. Pero cuando veían a sus entrenadores/padres/espectadores desesperados por ganar… Ahí aparecían las rivalidades en los niños y empezaban a dejar de querer jugar para empezar a querer ganar, costase lo que costase

  6. Todo gira, absolutamente todo, al desmadre y la poca educación en todos los sentidos que se profesa desde niños. No he conocido en mis 43 años faltas de respeto en mi vida, como estoy conociendo ahora. Os contaré lo que ví hace poco; iba una señora ya mayor, con su perrito atado a la altura de un paso de cebra, quien se detuvo, indecisa, al ver acercarse una moto con dos niñatos que tendrían una edad que oscilaba entre 15-16 años; !a ver que hace, vieja puta! !pasa o no pasa, vieja de mierda! Me quedé mirándolos descarado y os juro que si se bajan y se me acercan les doy dos tortazos y los machaco allí mismo aunque me enviaran a la cárcel, pero más a gusto que un chancho.
    No se está educando.

  7. Hay personas a las que no entiendo como las siguen dejando arbitrar o entrenar, hablo desde la experiencia que tengo de estar casi 3 años en el equipo de baloncesto del colegio.

    En primer lugar teníamos una entrenadora sin carácter, una entrenadora que nos dejaba jugar al fútbol sala, a un sucedáneo de rugby o al hockey en los entrenamientos de baloncesto, a ésto le sumamos los ejercicios que nos enseñaba de botar el balón y darle con la espinilla. Claro, luego nos pasaba lo que nos pasaba en los partidos, ganábamos única y exclusivamente al colegio Sta María del Bosque (yo jugaba en el HH Amorós) por ser un equipo únicamente compuesto de tías y en nuestro equipo únicamente había 2 tías. ¿Ésto es una entrenadora o qué pelotas es?

    Los cambios llegaron con el siguiente entrenador, podemos decir perfectamente que era un cabrón como persona, pero se centraba en el baloncesto y fue capaz de domar a todos menos a mí, porque no hay persona que se me resista, puedo pasarme lo que me digan por el forro de los cojones por mucho que joda a los demás, aun así llegaron los resultados, ganábamos a todos menos al San Gabriel, que no había un dios que los ganara. Ésto es un entrenador de verdad

    Luego volvió la entrenadora de ántes y pensé: Apaga y vámonos, ahora a perder otra vez como antes (razón por la que abandoné el equipo, estaba hasta la punta del nabo de perder)

    Ahora el arbitraje: Recordaré a la afición del Patético por el victimismo que puedo tener ahora pero es una verdad como un templo. Nos desfavorecían un huevo, recuerdo que si ellos perdían el balón ellos lo sacaban, a nosotros nos pitaban falta casi por respirar, a los demás no, así durante todo el puto partido. Ya me llevé yo la bronca de la entrenadora por culpar al la árbitra por una derrota. ¿Esto es un arbitraje o es manía al equipo por parte de la federación?

    Hay que pensar a la gente que se pone arbitrando y a los entrenadores, que mola mucho poner al primer weon que salga sin esforzarse lo mas mínimo (aunque siendo el colegio Amorós se puede esperar uno de todo, ponen siempre al más pijo por ir bien con la imagen del colegio, si no eres so suficientemente pijo te suspenden para expulsarte, claro, teinendo un director alcohólico pueden pasar cosas paranormales)

    Hay que dejarse de gilipolleces de la imagen y aumentar la reputación sin pijos de turno que luego pasa lo que pasa

    Lamento el discurso porque me imagino que no os importa un carajo, pero me venía bien el ejemplo

    • Ciertamente, el tema del entrenador es importante, sobre todo cuando eres pequeño, pues necesitas a alguien que te exprima para poder dar todo lo que tienes.
      El arbitraje es ya un tema que varía mucho: hay veces que me pita alguien a favor, otras en contra.
      Sin embargo el artículo se centra en la poca educación de los padres que, a pesar de ir ganando y con un arbitraje muy neutral, tuvieron algunos detalles que no merecen la pena ni ser nombrados.

  1. Pingback: Una vergüenza | Ayuda Linux

  2. Pingback: Una vergüenza

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 39 seguidores

%d personas les gusta esto: